mat

quimico (5)
plástico y caucho (13)
papel y carton (2)
Metal (2)
orgánicos animales y vegetales (1)
madera y biomasa (4)
inorgánicos y vidrio (2)
textil y piel (2)
otros (1)

+



Materias primas clave para la industria tecnológica

Anteriormente hablamos de distintas denuncias formuladas ante la Organización Mundial del Comercio (World Trade Organization –WTO) por la UE y otros países, de forma conjunta. Se denunciaron las políticas comerciales restrictivas chinas respecto a sus materias primas, que perjudican a la industria europea y demás países implicados.

Estas denuncias no iban orientadas únicamente a elementos del grupo de las tierras raras o del grupo del platino, muy necesarios para la implementación de nuevas tecnologías, sino también a otras materias primas tradicionales como el zinc, el carbón y el manganeso.

Hace 200 años estas materias ya eran de vital importancia, y siguen siéndolo hoy en día, si bien a esta lista se le han añadido unas cuantas decenas de elementos más, como el tántalo, el niobio, el tungsteno, el galio y el titanio. Las nuevas tecnologías no conllevan un relevo generacional en las materias primas que consumimos, sino que generan presiones extra dada la necesidad de una mayor diversidad de materiales.

Hoy en día, un ordenador portátil lleva 65 gramos de cobalto, 2’40 gramos de tierras raras, 1’7 gramos de tántalo, 0’54 gramos de oro y plata, 0’05 gramos de elementos del grupo del platino y unos 0’04 gramos de indio, galio y germanio. Eso implica, por ejemplo, que una tonelada de chatarra de ordenadores portátiles tiene, aproximadamente, un potencial de extracción de más de diecisiete toneladas de mena de oro.

Así pues las presiones que hay a nivel internacional para conseguir materias primas llevan a los estados a establecer estrategias de explotación pública para controlar empresas  del  sector extractivo y afines, o bien a establecer restricciones en las exportaciones.

Los metales de aplicación a alta tecnología (high tech metals) son aquellos directamente relacionados con generación de nuevas tecnologías, englobados en los siguientes campos:

  • Electrónica de consumo.
  • Sistemas de defensa y tecnología militar avanzada.
  • Generación de energía a partir de fuentes alternativas (paneles solares, turbinas eólicas).
  • Dispositivos de almacenamiento de electricidad.

Los metales de aplicación tecnológica, recogidos también en la lista de materias primas críticas de la UE, son la plata, el iridio, el rutenio, el osmio,  galio, germanio, cobalto, el tántalo, el grupo del platino y los dos grupos de las tierras raras (ligeras y pesadas), entre otros. Cada región define la criticidad de dichos materiales, que depende de varios factores como la industria local, la disponibilidad de estos metales y riesgo de suministro entre otros.

La UE es consciente de esta situación y de las necesidades de la industria europea. Con el objetivo de convertirse en un referente a escala mundial, impulsando el renacimiento del sector industrial mediante sus valores en innovación, sostenibilidad y competitividad, la UE ha establecido varias líneas de apoyo orientadas a una mejora en la eficiencia de los recursos, como el EIP (European Innovation Partnership) Raw Materials. Sin embargo, la industria extractiva en la UE, básica para este renacimiento, es pequeña, siendo China el suministrador principal de la gran mayoría de las materias primas.

La escasez de materias primas en territorio europeo se presenta como un serio obstáculo al progreso de la industria europea. A continuación se presentan los metales de aplicación tecnológica y materias primas de las cuales la UE es altamente dependiente.

taula_cast1

En conclusión, si Europa quiere reindustrializarse, debe aplicar políticas específicas para facilitar el acceso de la industria a las materias primas, en especial a los materiales de aplicación tecnológica.